Buscar
  • María Belén Gómez

Conoce las unidades de medida para almacenar datos y la evolución de los dispositivos.

En el mundo de la computación y en nuestro siglo cada vez más digitalizado, hay información valiosa que todos debemos conocer. Y es que las unidades de medida para almacenar datos son una de las cosas que hay que dejar claras para que al momento de adquirir algún recurso tecnológico, ya sea computador o teléfono móvil, no recibamos una desagradable sorpresa al querer almacenar.


Sin embargo, el almacenamiento de datos tal y como lo conocemos en la actualidad tiene una historia si se quiere corta en el tiempo, ya que empezó a desarrollarse en los años sesenta del siglo pasado. Pero esto no ha puesto límite a las capacidades de almacenar datos que se tiene hoy día.



La evolución para almacenar datos


Todo nació a partir del Bit como expresión numérica de lenguaje binario. Un bit se refiere a valores entre 0 y 1 a diferencia del Byte, que comprende una mayor medida siendo 8 bits el número.


Una cosa es importante aclarar en este punto, y es que tanto los bits como bytes pueden usarse como medidas para almacenar datos, pero también como velocidad en la transmisión de datos, siendo los segundos la medida temporal para medir cuántos bits o bytes de transmisión se están obteniendo.


En el caso específico para almacenar datos, los primeros objetos de almacenamiento que fueron puestos al público fueron las tarjetas perforadas. Las cuales contenían en su interior una pequeña ranura donde se encontraban los bits en código, su capacidad era baja entonces.


Dicha tarjeta evolucionó al Disquetes que tenía una capacidad aproximada de 720 kilobyte (KB) y este dispositivo a su vez fue suplantado por el CD y a su vez a formato DVD, en todos los casos utilizando la misma estrategia de un objeto protector con información de códigos binarios que almacenaba información


El siglo XXI una nueva era


Con el desarrollo del internet y con los nuevos formatos de reproducción y grabado, se fueron ampliando las capacidades y los dispositivos disponibles para almacenar datos.

Es así como los kilobyte que equivalen a 1024 bytes ganan terreno para almacenar cada vez más. Y desde finales de los 90 hasta el 2000 se consolida y masifica el formato CD que contenía un tamaño estándar de 700 megabyte (MB), cada MB equivale a un total de 1024 kilobytes.


Pero entrado el nuevo siglo se conoce también el dispositivo USB el cual comenzó a tener una capacidad de almacenamiento expresada en Gigabyte (GB) que equivale a 1024 MB, almacenar datos se convirtió cada vez más en una tarea sencilla y en dispositivos funcionales en tamaño y capacidad.


Otro de los dispositivos que tuvo auge, fue el disco rígido portátil, estos son capaces de almacenar gran cantidad de información hasta ocupar Terabytes, cada terabyte equivale a un total de 1024 Gigabytes, siendo los terabytes la medida más grande disponible hasta ahora en un dispositivo físico.

La nube y el almacenamiento de datos



Pues bien, como ya sabemos el desarrollo disponible para almacenar datos no se ha detenido nunca. Y la nube es la muestra de la integridad a la que se quiere llegar. Romper las barreras de capacidad/objeto físico, ha sido uno de los grandes logros para almacenar datos.

Este mecanismo basado en la red y la computación, hace que existan menos límites a la hora de almacenar, además de que el costo es más bajo por su gran capacidad y sencillo modo de producción.


Para la nube han nacido nuevos retos, como los temas de vulneración y seguridad, pero se continúa trabajando en ello, para que almacenar datos siga siendo una tarea a desarrollar todos los días.


Algunos piensan que con la evolución de los dispositivos todos los anteriores han quedado en desuso, sin embargo, hay empresas que tienen respaldos informáticos en USB, o discos rígidos como medidas preventivas.


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo