Buscar
  • María Belén Gómez

Red de telefonía móvil ¿Cómo funciona?

Muchas veces nos preguntamos, cómo es qué se ha pasado de tener miles de trabajadores operadores que conecten las rede telefónicas, a un solo objeto capaz de comunicarnos desde cualquier parte del mundo. La telefonía móvil, ha sido uno de los grandes desarrollos de los últimos veinte años. Por eso, vale inquietarse sobre ¿Cómo funciona?, ¿Qué hace que nuestra voz llegue al otro lado del mundo?



¿Qué hace que un celular se conecte a la red?


Aunque parezca raro, la telefonía móvil no es una conexión inmediata entre dispositivos, sino que en el medio trabajan diferentes equipos necesarios para que la comunicación pueda ser fluida y estable.


Antiguamente esto se hacía con el uso de redes de fibra óptica que transmitían la comunicación, pero, en la telefonía móvil actual, la comunicación se envía por medio de ondas repetitivas, y fluyen por frecuencias únicas que llegan a las antenas receptoras de cada compañía telefónica. A partir de allí, cada empresa se encarga de distribuir las ondas de acuerdo a las antenas disponibles y la distancia entre estas y el teléfono móvil.


La telefonía móvil y la regla del hexágono


La figura geométrica hexagonal es la mejor descripción del cómo se organiza de forma física la distribución de las antenas de telefonía móvil, para lograr que todas las áreas estén completamente cubiertas con señal.

Cada operadora crea sus células hexagonales, las cuales se componen de pequeños hexágonos que se van uniendo de forma escalonada para que dicha empresa preste el mejor servicio a los usuarios.

A su vez estas células están compuestas por una antena base, que permite la recepción y transmisión de voz. Esto mediante canales, los canales se cuentan por cantidad y es que es a través de estos que se pueden hacer llamadas de la misma operadora en simultaneo desde diferentes dispositivos móviles. Lo que distingue a un canal de otro y hace que no haya interferencia, es la frecuencia bajo la que se ajusta la telefonía móvil.

Otro de los instrumentos que se utilizan para que exista una conexión estable y fluida es el conmutador. Este centro de operaciones automatizado es el encargado de entablar comunicación entre una antena base y otra receptora.



¿Qué pasa en una llamada?


Al iniciar una llamada desde la telefonía móvil, el emisor conecta su frecuencia a la antena más cercana de su operador de servicio. Esta al recibir la señal electromagnética se conecta en automático con la “central de conmutación” dicha central está totalmente digitalizada y automatizada, por lo que busca en el móvil receptor la antena base más cercana de su hexágono para lograr que se concrete a llamada. Finalmente la voz es transmitida por las señales electromagnéticas desde una antena a la otra.


Las operadoras para lograr que cada móvil sea único y pueda conectarse de forma fácil a las antenas de cada hexágono, crean bases de datos llamadas VLR o Visitor location register el cuál detalla el lugar de base de cada móvil. Y se integra a una base más grande como lo es la HLR o registro de posiciones de base, la cual es compuesta por diferentes datos informativos tanto del usuario como del móvil que se está utilizando.


Ahora bien, todos sabemos que la telefonía móvil nos permite estar conectados e ir de un lugar a otro. Esto es gracias a que cada hexágono cuenta con una antena base que ya tiene programada toda la información necesaria para que en medio de una llamada en movimiento no se corte la voz. Lo que ocurre es que, la información de manera imperceptible se traslada de una antena a otra para mantener la fluidez, esto es conocido como “transferencia o traspaso”.





38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo